Entrevistadora: Yo llegué a la GDV (BIoelectrografía (o EPI)) después de un largo y duro camino de apertura mental en el que me encontré inesperadamente con un gran desconocido: el cuerpo energético del que ya hablaban en las tradiciones antiguas.

En una combinación de lecturas de gente de la medicina convencional que estaba intentando verificar la existencia del cuerpo energético como el cirujano Richard Gerber en su libro “La medicina energética”, o experiencias personales o cercanas (en el marco de lo que se conoce como proyección extra-corpórea o experiencias cercanas a la muerte), no me quedó otra alternativa que tomarme en serio la existencia real de dicho cuerpo, tan inaccesible a los sentidos físicos. Pero aún faltaba la tecnología que “lo encontrase” y lo mostrase al mundo. Según Gerber, en su libro publicado en 1993, se conseguiría con una combinación de tecnología Kirlian usada en la frecuencia correcta combinada con la tomografía axial computerizada.

 

Sin embargo no hizo falta. Un científico ruso, el Prof. Konstantin Korotkov, realizó una amplia investigación para dar forma a esta tecnología, usando el efecto Kirlian, que combinó con conocimientos basados en la acupuntura coreana, y un software específicamente diseñado. Con todo esto, pudo conseguir una extrapolación por software del esquivo cuerpo energético o biocampo y aún más: la interpretación en términos de patología y salud, de lo que se observaba.  Lo llamó GDV, por Gas Discharge Visualitation.

 

A partir de mi descubrimiento de la tecnología desarrollada por Korotkov, me propongo hacerme una GDV para verificar que la tecnología funciona, que no es fantasía. Así conozco a Ana María Oliva, que tuvo a bien hacerme un screening donde vi todo el potencial que contiene esta tecnología aplicado a mi propio cuerpo. Y conocí, de paso, a una persona que como ella dice, puede ver más lejos, porque viaja a hombros de gigantes… aunque para muchos de nosotros ella (y no por su altura) es la gigante en cuyos hombros viajamos :).

 

 

PARTE II. PRESENTACIÓN ANA MARÍA OLIVA

 

¿Cuál es la formación y experiencia de Ana María Oliva? Ana María Oliva es Ingeniera Industrial, Máster en Ingeniería Biomédica (Premio Extraordinario por la Universidad de Barcelona y la Universidad Politécnica de Cataluña) y ha hecho el Doctorado en Biomedicina (Universidad de Barcelona) sobre el efecto de los campos eléctricos sobre células.

 

Actualmente está investigando en el laboratorio de Nanobioingeniería en el Instituto de Bioingeniería de Cataluña, y es Profesora Asociada de la Universidad de Barcelona.

 

Ha trabajado incansablemente con jóvenes desde todos los ángulos, especialmente la educación reglada, siendo profesora desde hace más de 15 años.

 

Es también directora del Instituto Iberoamericano de Bioelectrografía Aplicada, experta en Bioelectrografía GDV y con una amplia formación y práctica en terapias complementarias, ha realizado numerosas investigaciones científicas, exponiendo los resultados en Congresos, así como en conferencias y talleres a nivel internacional.

 

Además ha escrito el libro  “LO QUE NUESTRA LUZ DICE (un viaje desde la tecnología hacia la conciencia)”.

 

 

PARTE III. PREGUNTAS

 

1. ¿Por qué llegas a enamorarte de la tecnología GDV?

 

2. Ya sabemos que nuestro cuerpo contiene propiedades holográficas (por lo que a partir de una sola célula podemos conseguir reproducir un organismo entero, por ejemplo).

 

¿Que explicación tiene la estructura holográfica en dedos de las manos, orejas, donde se encuentra reflejado el estado de salud tanto global como el de determinadas áreas del cuerpo, como explica la MTC? ¿Cómo se explica desde el concepto “holograma”, que a través de la lectura del bio-campo de los dedos (a través de sus beogramas o huellas electrofotónicas), se pueda extrapolar todo el campo electromagnético del cuerpo humano o bio-campo?

 

 

3. ¿Cuál es la ventaja diferencial esencial de la tecnología GDV, en relación a otras tecnologías vibratorias, tales como el Dermatron o electroacupuntura de Voll  (en la que el diagnóstico depende de la aplicación de una pequeña corriente eléctrica a un punto de acupuntura donde se mide la resistencia eléctrica para averiguar el estado de salud de órganos y meridianos)o el Quantum Xrroid Consciousness Interface – Scio que según su publicidad “detecta desequilibrios energéticos”?

 

 

4. En tus palabras, la física cuántica nos trae el mensaje de que hay “otros modelos o paradigmas de ver la realidad”, en las que el ser humano ya no sólo es un cuerpo físico conformado por la piel y lo que hay dentro, sino que somos “algo más”, lo que llamas un “patrón de interferencia”, que en términos metafísicos me recuerda a eso de que somos “luz cristalizada”.

 

¿Es la GDV la primera aproximación a una verificación de lo que conocemos como “alma”?

 

 

5. He visto que en tu conferencia en el Colegio Oficial de Psicólogos, dedicaste una buena cantidad de tiempo a facilitar que muchos de los asistentes pudieran hacer un cambio de “frecuencia”, para facilitar una mayor receptividad a algo tan rompedor para el promedio del que ha recibido educación convencional, como la existencia de un campo electromagnético vinculado a nuestro cuerpo físico.

 

Mencionaste varios hechos concretos: por ejemplo, hablaste que más allá de los conocidos biocampos que traduce el electrocardiograma y el electroencefalograma (con sus campos magnéticos asociados), se producen otros procesos biológicos donde están involucrados campos electromagnéticos algo más desconocidos como en el proceso de la mitosis celular (donde hay radiaciones en el rango de ultravioletas que son señalizadores necesarios para que se produzca la mitosis) o por ejemplo otra cosa tan desconocida como que los microtúbulos (parte del cito-esqueleto) emiten en la banda de la radiofrecuencia (la misma en la que emiten los móviles). Nosotros hemos encontrado otro ejemplo, en las investigaciones del biólogo ruso Vladimir Voleikov que demuestran que la sangre emite luz.

¿Podríamos interpretar en este experimento, a la luz de las investigaciones desde la GDV, que la sangre podría estar absorbiendo la luz/energía del campo electromagnético  (o cuerpo energético/alma) para transportar y producir “vida” en el cuerpo humano -y resto de organismos-, como Fernando Sánchez propone en su obra “Aura y Ciencia”?

 

6. Haces una observación sorprendente: “Los pensamientos son alteraciones electro-magnéticas del cerebro, aunque la mayoría de ellos son captados,  que no generados por el cerebro.

 

¿De donde se captan, cuál es el origen? ¿Lo afirmas porque la GDV ha ofrecido alguna  información al respecto?

 

7. Hablas en la conferencia que diste en el COP, del campo de información colectivo, que entre otras cosas, en la actualidad sociológica “contiene” un estado de miedo global (guerras, hambre, violencia social, alienación colectiva, etc). En este campo de información colectivo, se generan los sistemas de creencias compartidas, que según comentas, pueden llegar a crear realidades no existentes. Por ejemplo, mencionas a tu madre cuando te insistía en que no fueses a la cama con el pelo mojado (algo que ella había aprendido del campo de información de su entorno) y tú al día siguiente ¡estabas resfriada!

 

Pongo especialmente, otro ejemplo muy actual: Frase: “El cáncer de próstata es NORMAL a determinada edad” (Recordemos que en China -hasta el advenimiento de la actual cultura consumista pro-occidental-, el cáncer era conocido como “la enfermedad de Occidente” por ser una enfermedad prácticamente inexistente entre los chinos).

 

En enfermedades graves como el cáncer…

 

¿Podría modificarse la evolución de la enfermedad a un nivel inconsciente, cuando un afectado recibe información de que tiene “más o menos posibilidades de supervivencia”, información procedente de un medio de comunicación “confiable”,  transmitiendo una “verdad provisional científica” (que de alguna manera, creo yo, pertenecería al “campo de información colectivo procedente de la difusión de la ciencia”)?

 

De ser así,¿no sería interesante investigar el poder de la creencia (especialmente la inconsciente), tanto para saber cómo minimizar los efectos perniciosos del campo de información colectivo en la salud, como para optimizar todo su potencial positivo de intervención en la sanación -como por ejemplo en las remisiones espontáneas-?

 

8. Hablando de miedo y ampliando un poco la pregunta anterior:

Nuestra cultura genera miedo, el miedo (y otras emociones), por lo que se ha constatado a través de la GDV, genera enfermedad.

La GDV informa de determinadas pre-patologías, que aún no “cristalizaron” en el físico. Según varios especialistas (el endocrinólogo Chooprah, por ejemplo, en su libro “la curación cuántica”), el miedo que genera un diagnóstico puede crear una forma de estrés que puede incluso empeorar el pronóstico.

¿Podría la GDV, por ser un screening más anticipador, si es vivido desde el miedo, ser un potenciador de la propia enfermedad? ¿No tendría que tener  el especialista en GDV, determinadas características profesionales (empatía, habilidades comunicativas, etc.) para saber como minimizar tal posibilidad?

 

9.  Dices “Detrás de la mayoría de las cosas que nos hacen sufrir suele haber una creencia cultural.

 

¿Crees que el sufrimiento ante la posibilidad de morir es exclusivamente fruto de una creencia cultural? ¿Crees que el conocimiento generalizado de que se ha verificado nuestra naturaleza energética, a través de la tecnología GDV, permitiría llegar a la muerte con una mayor tranquilidad?

 

10.  Con la GDV podemos constatar que el uso de ciertos medicamentos de uso habitual nos benefician por un lado pero nos perjudican por otro (antibióticos, antidepresivos, ansiolíticos).

 

¿Tienen en general, según las investigaciones con la GDV, los medicamentos sintetizados farmacológicamente, efectos negativos que no tienen los medicamentos nutracéuticos, procedentes casi directamente de la planta?

 

 

11. Tu frase: “En energía más no es mejor. La energía sino fluye se estanca, y si se estanca tenemos problemas. Primero viene la acumulación de energía, luego se rompe y se vacía. De Agudo (estancamiento) pasamos a crónico (vaciado)”.

 

¿No tenemos en Occidente tal grado de desconocimiento de nuestro funcionamiento energético que tendemos a estar en más estados de desequilibrio energético con sus correspondientes disfunciones, que en Oriente? ¿La GDV, de hecho, ha ofrecido diferencias sensibles, entre occidentales u orientales?

 

 

12. Hablas también en tu conferencia, de un experimento que hiciste con dos chicos, que jugaron a insultarse. Aunque era un juego, su cuerpo energético, cambió sensiblemente a peor, tu llamaste a esto en tu conferencia“, el poder de la palabra“.

 

Hemos conseguido visualizar con la GDV, parece, que las palabras pueden matar ¿no? ¿Y por ende las relaciones?

 

 

13. Mi wifi fue medido por un experto en electromagnetismo y me dijo que tenía niveles seguros

 

¿La GDV me diría lo mismo?

 

 

14. Dices en uno de tus vídeos: “Las palabras que emite la tele modifican las estructuras de los alimentos”… comes miedo, comes rabia.

 

¿Se ha probado, de hecho, con la GDV que las palabras modifican la estructura de los alimentos?

 

15. Curación desde la mente:

Dice Fernando Sanchez ” Existe una técnica de visualización a partir de estas imágenes del aura (las procedentes de la GDV), para auto-terapia. La técnica consiste en situar la imagen de la propia aura enfrente de uno e ir visualizando como los picos se suavizan y los huecos se rellenan durante unos minutos al día. Esto se realiza preferiblemente en la mañana, con poca ropa y colocando la imagen a la altura de los ojos.

Esta simple técnica autocurativa tiene una sorprendente acción en la reconstrucción del aura con los beneficios para la salud que ello conlleva.”

¿Sería factible dirigir mediante la GDV una curación mediante un trabajo mental, al modo de la técnica conocida como biofeedback?

sana2tvinfo

Advertisements